Project Description

Galería fotográfica

PFERD ‘Caballito’, 50 años como líderes en la fabricación de abrasivos

Nombre: PFERD Rüggeberg
Ubicación: Vitoria-Gasteiz y Araia
Sector: Vidrio y cerámica
Número de empleados: 218
Año de fundación: 1965

pferd2

La familia alemana Rüggeberg buscaba ampliar su negocio en otros países y en 1965 se instalaron en Álava. Comenzaron con un pequeño edificio, ampliaron con pabellones vecinos, y hoy día cuentan con dos plantas en Vitoria-Gasteiz y Araia, dos más en Alemania, una en Estados Unidos, otra en Sudáfrica y filiales comerciales en casi todos los países de Europa, en muchos de Sudamérica, en Australia o China. Esta internacionalización es precisamente la que ha permitido a Pferd, una multinacional que continúa sintiéndose una compañía familiar, mantener un cierto equilibrio en estos años de crisis. Si sus ventas se hubieran limitado a Europa, en 2007 hubieran cerrado. Pero las dificultades aún no han terminado. En la actualidad se está consumiendo en España la misma cantidad de cemento que en abril de 1963.

Su objetivo es estar siempre entre los tres primeros en los mercados de cada país, y lo han conseguido pese a su pequeño tamaño y competidores mucho más grandes. En España son los primeros de su sector y el 70% de lo que se produce en Vitoria se exporta. Su primer artículo fue una lima y hoy cuentan con 15.000 referencias especiales y son líderes en aviación. La mayoría de sus productos se consumen a mano lo que no impide que en ellos haya también mucha innovación, desarrollo e investigación (I+D+i).

Cada planta se especializa en unos tipos de productos y fabrica para todo el mundo, lo que les da una importante ventaja competitiva. Precisamente en las instalaciones de Vitoria se detectó que los nuevos productos que se estaban desarrollando reducían mucho las lesiones o las cargas físicas musculares de los trabajadores, dando lugar a una nueva gama que les ha supuesto premios en Alemania y España. Ahora se centran en buscar una solución para los problemas de ergonomía en el uso de abrasivos, aunque concienciar de sus beneficios y darlo a conocer no está resultando fácil.

El traslado de sus consumidores a países de mano de obra barata son su principal competidor, al que se enfrentan con calidad y tecnología, sumados al saber hacer acumulado en sus ya largos 50 años de vida. Su reivindicación es que todos los gobiernos cumplan la legislación anticontaminación y respeten las condiciones laborales que permitan competir en igualdad de condiciones.